sábado, 30 de enero de 2016

Comentario de Soneto XIII de Garcilaso de la Vega

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro oscurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón porque lloraba!

Este soneto de la época del Renacimiento esta escrito por Garcilaso de la Vega, escritor español y primer poeta moderno. En su obra se pueden encontrar 3 églogas, 38 sonetos, dos elegías, 4 canciones y una oda. Esta composición es un soneto, una composición poética formada por catorce versos de arte mayor, generalmente endecasílabos, y rima consonante, que se distribuyen en dos cuartetos y dos tercetos. Este tipo de composición fue muy común en Italia, donde Garcilaso vivió y de donde se cree que se inspiró.
En cuanto a la estructura externa se podría decir que no difiere de lo que es un soneto, ya que Garcilaso cuidaba mucho lo estética y buscaba la perfección formal. Este soneto (al igual que muchos otros) esta formado por 14 versos endecasílabos en rima consonante ABBA ABBA CDE CDE

A| Daf|ne| ya| los| bra|zos| le| cre|cí|an,      11A

El tema que trata es la leyenda mitológica de Dafne y Apolo, que decía que Apolo se enamoró locamente de Dafne, pero esta no quería su amor, y harta de huir de él invocó a su padre, y este la convirtió en árbol para que Apolo no la pudiera amar. Era muy comun el tema de la mitología clásica en Garcilaso, junto con otros temas como el amor y la resaltación de la belleza y juventud.

En cuanto a los recursos que podemos encontrar en este texto se pueden encontrar exclamaciones (en el segundo terceto), y epítetos (verdes hojas, áspera corteza, luengos ramos...).

1 comentario:

  1. Muy bien, David, pero estoy segura de que eres capaz de encontrar muchas más figuras retóricas en el soneto y comentarlas de una manera lógica y ordenada. Además, apenas has trabajado el contenido, no mencionas nada sobre la estructura interna, y te falta también la conclusión.

    ResponderEliminar